El momento justo en que nuestros pequeños sueltan nuestra mano para por primera vez entrar al colegio suele provocar una ola de sentimientos tanto en ellos como en nosotros. Lo que abordaremos en este blog será un acercamiento a todo ese remolino de emociones y compartiremos algunos tips para acompañar a nuestros hijos no solo en su primer día de clases, sino también en toda su transición y aceptación al nuevo circulo social que significa la escuela.

Ir al preescolar provoca algunos sentimientos, tanto en los padres como en los niños.

En el niño, la entrada a un nuevo ambiente de preescolar, lleno de maestros y niños desconocidos, puede causar tanto ansiedad como emoción, de la misma manera, como padres también podemos tener sentimientos encontrados.

Es importante tener en claro que nuestros pequeños van a necesitar nuestro apoyo en tres momentos; antes de entrar al preescolar, el día de inicio de preescolar y durante toda su adaptación a este nuevo ambiente. Exploraremos juntos cada uno de estos momentos.

introduccion preescolar

Antes de entrar al preescolar

Cuando nuestro pequeño o pequeña está por entrar al preescolar debemos tomarnos el tiempo suficiente para elegir un colegio adecuado para nuestra familia.

¿Por qué decimos adecuado para nuestra familia y no sólo para nuestro pequeño?

Porque el reto será para todos, por ejemplo: debemos revisar la cercanía del colegio, ir y venir a un colegio muy lejano podría ser un problema a largo plazo. Por otro lado, si elegimos un colegio particular es importante tener presentes todas sus cuotas y hacer un presupuesto anual, si a medio ciclo escolar nos damos cuenta de que no podemos pagar las colegiaturas el impacto también lo recibirán nuestros hijos al sacarlos de golpe de un ambiente al que ya se estaban acostumbrando.

Ahora bien, debemos de igual forma incluir a nuestros niños en la decisión: llevémoslos con nosotros a visitar colegios y que ellos también nos den su opinión de qué les parece, si les gusta el área de juegos, si la maestra les cayó bien, etc.

Antes de entrar a clases dedica tiempo a platicar con tu pequeño acerca del preescolar. En los meses y las semanas previos a la escuela, muéstrale gradualmente a tu hijo las actividades que suelen hacerse en un salón de clase para que estas lo agarren por sorpresa lo menos posible.

Primer día de clases

Ahora bien, cuando llega el gran día de entrar a clases los siguientes tips te van a ser de gran utilidad:

  • Despídete con un saludo afectuoso, pero una vez que lo hagas, es momento de partir.
  • No te escapes cuando tu pequeño o pequeña no te vea. Por más que resulte tentador, irse sin despedirse puede hacer que los niños se sientan abandonados.
  • No alargues la despedida, una despedida prolongada solo reforzaría la sensación de que la escuela no es un buen lugar.
  • Una rutina de despedida predecible puede hacer que resulte más fácil irse.
  • Pedirle al maestro o maestra que cariñosamente lo invite a pasar al salón, le hará saber que estará feliz y seguro bajo su cuidado.
  • Los objetos de transición (como una fotografía de la familia, un muñeco especial o su frazada favorita) también pueden ayudar a tranquilizarse.

En el transcurso del preescolar

El preescolar es una etapa de adaptación a la vida escolar, es un momento de transición entre una vida totalmente en casa y con un cuidador único siempre a disposición, a un ambiente donde se tiene que compartir la atención de un adulto con muchos niños más y donde también deberá atenerse a normas que nunca antes le había sido impuestas, por ejemplo: usar uniforme, tener horarios de entrada y salida, pedir turnos para hablar o para ir al baño, participar en actividades colectivas, etc.

De igual forma, cuando un niño está comenzando la escuela, los padres debemos tener en cuenta que puede haber grandes diferencias entre algunos niños en términos de capacidad de atención, preparación para la lectura y habilidades motoras finas.

Por todo lo anterior es muy importante que estemos siempre atentos a las señales que nos manden y que tengamos paciencia y entendimiento para todo lo que ellos necesiten en su nueva etapa.